Adoctrinamiento en la ‘granja escuela’

Rocío, Pablo, Antía y Navia en el Santuario Corazón Verde, de Navarra

Antía y Navia nunca han ido a una Granja Escuela, ni siquiera en la Escuela Infantil cuando, ya desde los dos años, suelen llevar a las peques a este tipo de sitios…

Las granjas escuelas no aportan nada positivo

Y nunca han ido por una sencilla razón; las granjas escuelas son como zoos pero con animales de granja. De hecho, el estrés al que son sometidos estos animales es incluso peor que en los zoos porque a estos animales los tocan, los cogen, se suben en ellos y los estresan cientos de niñas y niños cada día, siendo una auténtica tortura para ellos.

Ni los zoos ni las granjas escuelas enseñan nada positivo, porque lo único que siguen perpetuando es que los animales están aquí para nosotras, y que podemos encerrarlos, que podemos montarlos y hacernos fotos encima de ellos, que podemos correr detrás de ellos y asustarlos, que podemos robar a las gallinas sus huevos para luego comérnoslos… Y lo peor, siguen fomentando la disonancia cognitiva más absoluta, al fomentar la interacción con un cerdo o un pollo y al rato, en el mismo espacio, sentarse a comer al hermano de ese animal….

Existen otras formas de conocer a los animales

Preferimos enseñar a nuestras hijas el respeto hacia todos los animales. Si podemos ir a algún santuario y que interactúen con ellos, fantástico. Y si no, existen documentales maravillosos donde pueden ver a los animales en sus hábitats naturales, en libertad, que es el único sitio donde deberían estar.

También solemos ir una o dos veces al año a realizar una jornada de voluntariado en algún santuario de animales, y que así nuestras hijas aprendan al mismo tiempo que pueden interactuar con ellos desde el respeto y la empatía.

Cuando ha llegado el momento, al profesorado se lo hemos explicado de una manera asertiva. Y siempre, el día de la salida a la granja escuela, hemos elegido un plan B mucho más apetecible para ellas, como pasar el día en el Parque de Atracciones. Por lo tanto, están deseando que llegue el día de la dichosa excursión para poder disfrutar de un día entero de ocio en familia.

Existen alternativas éticas a la granja escuela

También hemos propuesto varias veces, en los distintos centros educativos a los que han asistido, cambiar ese tipo de excursiones, intentando explicar que realmente no aportan nada positivo ni a la educación y ni a su proceso de desarrollo, tratando de incluir excursiones que fomenten el respeto y la empatía hacia los animales y nuestro planeta. Decir que en algunos coles sí que ha surtido efecto y han eliminado de sus programas este tipo de excursiones.

Podemos seguir fomentando el respeto hacia todos los animales, desde nuestros círculos cercanos y tratando de cambiar patrones de conducta muy arraigados en nuestra sociedad pero que ya están obsoletos para aquellas personas que apostamos por la ética, el respeto y la solidaridad.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on google
Google+
Share on linkedin
LinkedIn

2 comentarios en «Adoctrinamiento en la ‘granja escuela’»

  1. Muchas gracias por exponer vuestras vivencias. Ayuda mucho a las que tenemos que pasar por situaciones similares. Hoy una madre ha mandado una foto de su hija en una granja escuela y me he preguntado si llevar ahí a mi hijo pero creo que no lo haré porque imagino que ahí sacrifican a los animales. Lo del estrés al que estarán sometidos también es cierto. Buscaré un santuario animal que admita visitas. Si conocéis alguno en Málaga os agradecería la información. Otro amigo me dijo que el mariposario de Benalmádena está bien para ir con niños. Tuve mis reticencias pero fui el día de San José. Aún me pregunto si hice bien. Lo que tengo seguro es que no le llevaré al zoo. A mí me llevaban mis padres cada verano de pequeña hasta que por decisión propia me negué a seguir yendo. En cuanto a las excursiones escolares aún no he decidido qué haré, me gustaría que fuesen de otro tipo desde luego pero me da pena que mi hijo no pueda participar en una actividad con el resto de compañero
    s. Es duro ser vegana y tener hijos

    Responder
    • Claro, no es fácil, y cada familia lo gestiona de una manera. Para nosotras, esta ha sido la mejor, pero es algo personal, y debes de valorar tu situación y lo que mejor se adapte a ti y tus circunstancias. Un abrazo.

      Responder

Deja un comentario

Identificarse