Publicado el 2 comentarios

Disonancia cognitiva en el especismo.

Ejemplo de Disonancia cognitiva - Estantería de "arreglos" en el supermercado

¿Qué es la disonancia cognitiva?

En psicología, la disonancia cognitiva se conoce como la tensión o incomodidad que percibimos cuando mantenemos dos ideas contradictorias o incompatibles, o cuando nuestras creencias no están en armonía con lo que hacemos. Las personas tienen una fuerte necesidad interior que les empuja a asegurarse de que sus creencias, actitudes y su conducta son coherentes entre sí. Cuando existe incongruencia entre ellas, el conflicto conduce a la falta de armonía, y esto es algo que la gente se esfuerza por evitar.

La disonancia cognitiva se engloba dentro de la psicología social y no tiene que ser mala de per se. De hecho, puede ser un auténtico motor de cambio y evolución personal. Actúa como mecanismo de defensa en nuestro cerebro, permitiendonos justificar actos que en otras circunstancias nos parecerían reprochables, antes que revisarnos y cambiar nuestra forma de actuar.

Ejemplo de disonancia cognitiva en el especismo

La disonancia cognitiva se produce, por ejemplo, cuando en un supermercado al uso ves una sección llena de trozos de animales que se llama “arreglos” y lo normalizas, pero, en cambio te escandalizas porque a las bebidas vegetales se les llame leche o se diga ‘hamburguesa’ también para referirse a las hamburguesas vegetales.

¿No os dais cuenta de que nos manipulan desde pequeñas? Arreglos no son trozos de cadáveres, arreglos son otras cosas, pero no debería de ser algo normal que una gran cadena de supermercados tenga una cámara que se llame «arreglos» llena de trozos de animales absolutamente cosificados.

Cuando normalizas el asesinato de billones de animales para consumo humano pero te defines, al mismo tiempo, como amante de los animales, estás cometiendo un ejemplo flagrante de disonancia cognitiva.

Porque todo tu sistema de creencias, lo que te han enseñado y mostrado desde la más tierna infancia, choca directamente con sus sentimientos, con tu empatía y con tu corazón.

¿Porqué nos cuesta tanto darnos cuenta?

La mayoría de las personas no harían daño a un animal indefenso e inocente. Muy poca gente podría coger un cuchillo, degollar a un animal, desangrarlo, trocearlo y comérselo. Entonces, ¿cómo suplimos todo ese proceso absolutamente necesario para poder alimentarnos con animales? Pues de dos maneras muy sencillas. La primera, pagando a otras personas para que lo hagan por nosotras. Y, la segunda, cosificando a todos esos animales, a todos esos seres sintientes. Eso hace que sea mucho más sencillo luego justificar el acto de consumir dichos animales

Por lo tanto, te animo a que reflexiones, o compartas este artículo con alguna persona no vegana para que lo haga… Si tú no serías capaz de matar a un animal indefenso, pero tampoco te has parado a pensar que detrás de ese trozo de animal cosificado en la bandeja aséptica del supermercado, había un ser que no quería morir, que luchó por su vida, que sufrió y que sangró… entonces ¿no estarías incurriendo en un clarísimo ejemplo de disonancia cognitiva?

La solución es sencilla. Hazte vegan.

La respuesta, evidentemente es sí. Pero tampoco tenemos que martirizarnos por ello ya que, por desgracia, este tipo de disonancia es la más extendida desde una perspectiva sociológica. Lo que sí podemos hacer es darnos cuenta de ello y actuar en consecuencia, alineando nuestros valores con nuestros actos de una forma muy sencilla. Dejando de comer animales, dejando de comprar productos testados en animales, dejando de asistir a eventos donde se utilicen animales y dejando de ponerte prendas hechas con piel de animales. En definitiva, siendo una persona vegana.

2 comentarios en “Disonancia cognitiva en el especismo.

  1. Bueno yo antes de saber eso , yo llamaba ipocrita

    1. Claro, es normal… pero no hay hipocresía cuando no hay conocimiento consciente. Luego hay muchas personas que sí son conscientes del sufrimiento porque ya tienen información y aún así deciden seguir comiendo animales a pesar de llamarse amantes de los animales. Eso sí sería hipocresía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *