Las gallinas felices NO ponen huevos

Rocío y Bere, gallina rescatada en Free Phoenix Project

Para una gallina poner un solo huevo supone, lo primero, mucho dolor, y, lo segundo, emplear una gran cantidad de calcio. Para formar la cáscara de un solo huevo, una gallina necesitará emplear más del 10% del calcio de su propio cuerpo, y esto hace que sus huesos se rompan como el cristal.

Una gallina en estado natural antes de la selección genética ponía entre 12 y 20 huevos al año. Ahora todas las gallinas, incluso las llamadas “gallinas felices” ponen alrededor de 300… Esto les supone un desgaste y unos dolores tan grandes que la vida de las gallinas transcurre entre mucho sufrimiento y graves enfermedades (prolaspsos, tumoraciones, etc). Por eso recuerda siempre, que las únicas gallinas que son felices son las que NO ponen huevos.

La barbarie de la industria del huevo

Los pollos y gallinas son los animales que más se matan en todo el mundo, alrededor de 3.200 millones de aves al año. Es la única carne de animal (junto con la de los peces) admitida mundialmente por todas las religiones y culturas. Además, resulta muy barata de producir, lo que probablemente ayuda a su consumo en todas las partes del mundo.

Solo en España se mata cada año 35 millones de pollitos porque no son útiles a la industria alimentaria. Se les mata a las 24 horas de nacer y de diferentes formas, siendo las más comunes el triturarlos vivos, asfixiarlos al meterlos en sacos unos encima de otros o en cámaras de gas.

Las aves explotadas por sus huevos, llamadas “gallinas ponedoras” por la industria, son hacinadas en jaulas en serie, que son apiladas hilera tras hilera en grandes naves. Viven siete u ocho en cada jaula y ni siquiera tienen espacio suficiente para extender sus alas, conviven con sus propios excrementos y con los cadáveres de otras compañeras . Debido a que sus huesos son tan débiles y sus cuerpos están tan desgastados, hasta un 90 por ciento de las gallinas tienen huesos rotos, haciendo que vivan con dolores crónicos terribles.

Las maravillosas cualidades de las gallinas

Las gallinas y los pollos son animales dulces, inteligentes y empáticos. Sus capacidades cognitivas y emocionales podrían ser comparables a las de las niñas pequeñas, primates o cuervos. Pueden reflexionar sobre su propia existencia y conocer su rango dentro de la jerarquía  del propio gallinero. Además tienen una comunicación muy complicada entre ellas, compuesta por 24 sonidos, e incluso, según el hecho que quieren transmitir, utilizan una vocalización diferente.

Inteligentes

Pero aún hay más, son capaces de llegar a conclusiones lógicas, algo que, por ejemplo, las niñas y niños solo pueden hacer alrededor de los siete años. Los pollitos pueden hacer cálculos recién salidos del cascarón y saben diferenciar entre cantidades grandes y pequeñas. Además, las gallinas son capaces de recordar hasta tres minutos el trayecto de una pelota. Este tipo de hechos se corresponden con las capacidades de la mayoría de los primates. Hay algo que llama poderosamente la atención, son capaces de realizar operaciones aritméticas sencillas simples con tres días de vida, y esto solo han sido capaces de hacerlo chimpancés, orangutanes, delfines y elefantes.

También poseen una amplia conciencia espacial además de cierta capacidad multitarea. Esto es, que pueden hacer varias cosas a la vez, como comer, estar pendiente de otros animales a su alrededor e incluso mirar el cielo por si hubiese aves de presa. Algo muy sorprendente es que tienen autocontrol sobre lo que comen y cómo gestionan su comida, y eso está muy relacionado con la autoconciencia. 

Empáticos

Además son animales empáticos, se comprobó que si una ráfaga de  viento molesta a los pollitos de una gallina, esta muestra síntomas de estrés, al igual que sus bebés. Pero también muestran simpatía y son capaces de adoptar el punto de vista de sus compañeras e incluso el estado de ánimo.  Y este tipo de comportamientos solo se ha visto en pocas especies, como los cuervos y los primates. Tampoco debemos olvidar que cada gallina es única, con su propia personalidad y carácter.

Y muy sensibles

Su órgano sensorial más importante es el pico con un sentido del gusto, olfativo y sensitivo muy sensible. Es tremendamente doloroso para las gallinas tener heridas en el pico. Pero en la industria se les mutila el pico con cuchillos calientes a los pocos días de nacer y sin ningún tipo de anestesia. Esto se hace con el fin de que, debido al estrés que les produce el hacinamiento y la falta de espacio, no se picotean entre ellas. Muchas mueren de hambre por no poder comer debido a los terribles dolores que les produce. Incluso en algunas ocasiones también se les amputan espolones y las crestas. 

Fuentes: 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on google
Google+
Share on linkedin
LinkedIn

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies (veganas, por supuesto) para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estarás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Identificarse