familia-01

Quiénes somos

Nuestra familia está formada por Rocío, Pablo, Antía y Navia, y unos cuantos animales no humanos. Y este es nuestro mundo, donde os contaremos nuestra forma de entender la crianza, el veganismo, el ocio y la vida.

Nos encanta la música en directo, somos amantes del rock y otros estilos, y siempre que podemos asistimos a conciertos. Otra de nuestras aficiones son los juegos de mesa de los cuáles tenemos cientos (también por un tema laboral que luego os contaremos). Y nuestra gran pasión es la montaña y la Naturaleza, desde que las niñas eran muy pequeñas hemos hecho rutas por la Sierra de Gredos, Pirineos y otros lugares preciosos, lo disfrutamos muchísimo y enseñamos a nuestras hijas lo importante que es el respeto y el cuidado de la Naturaleza para nosotros mismos y para el planeta.

Llevamos como pareja desde 2004, nos casamos en 2008 y nos recasamos en 2018 (sí, nos encanta el tema bodas, además la segunda fue toda vegana). Tras varios años viajando por el mundo como nuestra principal afición y sin grandes responsabilidades decidimos, tras meditarlo y valorarlo muchísimo, ampliar la familia humana y nacieron nuestras hijas. Antía nació en octubre de 2011 y Navia en abril de 2014.

Yo, Rocío, llevo sin consumir ni carne ni pescado algo más de 20 años, desde la Universidad, y mi camino hacia el veganismo fue muy largo debido, en gran medida, a que sufrí la pérdida de mi madre y de mi padre en circunstancias muy traumáticas y repentinas siendo joven. Además al ser hija única el vacío y el dolor fueron inmensos. Fue un duro proceso de reconstrucción personal en el que todas mis fuerzas iban encaminadas a sobrevivir principalmente.

Amor a primera vista

Pablo y yo nos conocimos en el parque paseando a nuestros perros, fue amor a primera vista y tras varios meses de una intensa amistad decidimos comenzar algo más serio.

Fue él quien se vino a vivir a mi casa y la norma ya estaba clara; no entraban animales muertos. Así que sin problema Pablo se adaptó y comenzó a reducir su consumo de animales en torno al 90% convirtiéndose así en flexitariano.

Durante mis dos embarazos yo ya consumía solo puntualmente algún lácteo o algún huevo, y al nacer nuestras hijas pues igual.

El año 2015 fue el de nuestro gran cambio hacia el veganismo, yo lo hice unos meses antes que Pablo y él de repente hizo la conexión en la boda de una prima delante de una patita de cabrito, dónde se veía claramente que aquel animal no debía de tener ni tres meses de vida…

Así que avanzamos toda la familia primero desde el vegetarianismo al veganismo y poco después hacia el antiespecismo, que es realmente nuestra lucha y nuestra única forma de entender el mundo.

Uniendo nuestra pasión con nuestros conocimientos

Este blog nace de esa pasión conjunta, la de dar visibilidad a los billones de víctimas cada año en manos de un sistema que oculta, invisibiliza y cosifica a los animales no humanos. Queremos mostrar al mundo que el hombre no es el centro del Universo, que todos los seres sintientes tienen derecho a una vida digna y que no están aquí para nosotros, sino con nosotros.

Por lo tanto hemos unido nuestra pasión, nuestra formación, nuestra experiencia profesional y trayectoria para crear este blog con todas nuestras ganas e ilusión.  

Yo soy socióloga, con una Máster en Drogodependencias y otro Máster en Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa. Durante los primeros años de mi vida laboral trabajé con personas drogodependientes en Fundaciones y Asociaciones. Posteriormente comencé a trabajar en la empresa privada y he desempeñado durante los 10 últimos años el puesto de técnico de Responsabilidad Social Corporativa y Sostenibilidad trabajando en diferentes empresas, llevando a cabo la gestión e implantación de la RSC en todas sus vertientes y necesidades concretas.

Pablo tiene estudios en Comunicación Audiovisual e Informática, trabajando durante gran parte de su vida laboral en consultoría informática. Los últimos seis años ha sido emprendedor, montando una empresa de juegos de mesa y una distribuidora de juegos a nivel nacional, llegando a tener hasta seis personas en nómina. Antía y Navia son nuestras hijas, dos niñas veganas, empáticas, rebeldes, felices y sanas, criadas en el respeto y en el amor hacia todos los seres sintientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *