Publicado el Deja un comentario

Veganuary, o el mejor propósito posible para el nuevo año.

Vaca, cerdo y pollo salvados por el programa Veganuary

¡FELIZ 2020 A TODAS!

Comenzamos año y década, el 2020 ya está aquí. Los comienzos de año siempre se llenan de buenos propósitos que cumplir, nuevos retos que afrontar o nuevos caminos que recorrer.

Nosotras hoy os queremos proponer algo. Os queremos animar a llevar a cabo un cambio en vuestra alimentación, un cambio en vuestro paradigma ético y un cambio en vuestros valores. 

Os proponemos que ampliéis vuestra visión, y que esa empatía y respeto que sentís hacia algunos animales la extrapoléis al resto de animales, de todos los seres sintientes.

Os animamos a alinear vuestra razón con vuestro corazón. A modificar patrones de conducta socialmente establecidos y nunca cuestionados, pero muchas veces negados por no querer ver o no hacer frente a situaciones que os producen una auténtica disonancia cognitiva.

En este primero de año os pedimos, por favor, un cambio en vuestra manera de entender el mundo, un cambio donde tanto vuestra salud, como el Medio Ambiente como, por supuesto, todos los animales, humanos y no, se vean favorecidos y beneficiados. Un cambio que hará de este planeta un lugar más bonito, más seguro, más justo y más amable para todas sus habitantes.

Sabemos que al principio este cambio puede resultar complicado, que cada persona tiene su camino y necesita sus tiempos. Pero desde aquí os ayudaremos, os apoyaremos y guiaremos en todo lo que necesitéis. Os daremos las herramientas necesarias para ello y os facilitaremos ese cambio con amor, empatía y comprensión.

Comenzad esa revolución personal que hará de este mundo un lugar mejor. Luchad porque vuestra gula no supere a vuestro corazón. No antepongáis la vida de un ser inocente, de un animal que quería vivir a unos momentos de placer en vuestro paladar. Porque no es necesario, como ya hemos comentado en este otro post donde hacemos una relación de todas las organizaciones internacionales de profesionales que avalan la dieta vegana en todas las etapas de la vida de una persona, porque no es justo ni mucho menos ético. 

Pero es que además este consumo absolutamente masivo y enfermizo de animales está destruyendo nuestro planeta, acabando con los bosques, con las selvas y con los océanos. 

Y nuestro poder como consumidoras es inmenso. Con cada pequeña decisión del día a día podemos revertir esta situación. No deleguemos responsabilidades en gobiernos o empresas que lo único que están haciendo es seguir destruyendo todo nuestro entorno. La cesta de la compra es un acto político, utilízalo y sé el cambio que quieres ver en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *